Multitarea, queriendo ser más productivo siendo improductivo

El concepto multitarea nos rodea por todas partes.

Actualmente somos bombardeados por más información y más tareas, se empezó a considerar que una persona multitarea es una cualidad, prácticamente requisito laboral.
Multitarea

Una persona que trabaja multitareas  puede estar cayendo en su sentimiento equivocado, no tangible de avance en las obligaciones.

De hecho, está comprobado que entre más nos dividamos entre actividades (más multitarea) menos eficientes nos convertimos.

En el año 2001, el investigador David Meyer junto con otros profesionales comprobó que intercambiarse entre tareas aumenta el tiempo de ejecución.

Entre más compleja sea la tarea el aumento en la duración se hace más significativa.

Se verificó que moverse entre 2 tareas aumenta el tiempo de operación en un 25%, lo cual se irá creciendo proporcionalmente en la medida en que incluyamos más actividades.

También se verificó que un trabajador multitarea concentra mayores niveles de estrés y frustración, resultando en problemas de salud.

Hagamos referencia a un experimento realizado por el escritor y experto Peter Bregman.

¿Qué pasaría si durante 1 semana se trabaja bajo una metodología de la monotarea, evitando así distracciones al 100%?

Una vez terminada la semana, Bregman descubrió 6 puntos muy interesantes, los cuales resumo.

1.      Fue encantador

La capacidad de compenetrarse más profundamente en la tarea es mayor.

 

El evitar las distracciones te permite estar realmente presente en las actividades que se están ejecutando.

Fue encantador trabajar en una sola tarea

Un dato a considerar. Por cada 5 distracciones se pierde 1 hora de trabajo.

Esta hora se acumula luego de la sumatoria del tiempo real de la distracción, más el esfuerzo que toma retomar el hilo conductor.

2.      Obtuvo progresos importantes en proyectos retadores

Labores como realizar un análisis, proponer una estrategia o redactar un artículo son tareas especialmente retadoras, requieren de persistencia y enfoque.

El evitar las multitareas y mantener adherido permitió terminarlas adecuadamente, siendo más creativo.

Proyectos importantes

3.      El nivel de estrés se redujo significativamente

El trabajar en múltiples proyectos a la vez, además de ser ineficiente es estresante.

Por ende, la posibilidad de realmente enfocarse es liberador.

Es importante recordar que uno de los aspectos que más aportan en la generación de estrés es la ausencia de control.

La ausencia de control es proporcional a la cantidad de tareas que se tienen pendientes.

Por lo tanto, mantenerse trabajando en una sola actividad genera un sentimiento de empoderamiento, de seguridad que el trabajo podrá ser terminado oportunamente.

 

Date de alta a nuestro Newsletter, recibe información actualizada y exclusiva.

4.      No se toleró la pérdida de tiempo

El enfocarse en los resultados genera una necesidad de terminar los pendientes, por lo tanto, cada pérdida de tiempo se considera inadmisible.

Te propongo estas dos opciones para llegues a tus propias conclusiones. ¿Qué prefieres?

  1. Trabajar en forma concentrada y ahorrarte 90 minutos diarios.
  2. Trabajar multitarea, tolerando la pérdida de tiempo, usando las horas completas de tu jornada y teniendo varios pendientes.

Posiblemente la respuesta será obvia.

 

5.      Se tuvo mucha paciencia para actividades útiles y que agregan valor

Por otro lado, el verse involucrado en actividades que generan valor, provocó que toda la energía se dirigiera a ellas.

Atender la llamada de un cliente implica no hacer nada más que eso, apagando la computadora y no atendiendo otras llamadas, resultado satisfactorio para ambas partes.

Multitarea versus monotarea.

Paciencia

6.      No hubo inconvenientes

Quizá una de las conclusiones más importantes es que ninguna tarea importante se quedó sin hacer.

En muchas ocasiones se creé que el terminar una lista larga de actividades es lo que justifica el trabajar en varias a la vez.

Como resultado, la experiencia fue distinta.

El trabajar en un proyecto hasta terminarlo no significó una reducción en la productividad, con la ventaja que al final de la jornada no se tuvieron sentimientos de estrés y frustración.

Con base en los resultados de la experiencia viva, es fundamental que hagas una pausa en el camino, te analices internamente para concluir sobre los resultados que obtienes con tu forma de trabajo actual.

Quizá el trabajar en una estructura monotarea sea la solución.

Suscríbete

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *