6 pasos para ser productivo consistentemente

Ser productivo consistentemente

Ser productivo. Uno de los mayores retos que vivimos todos los que tratamos de serlo es que esta productividad se mantenga en el tiempo. 

Encuentro muy útil hacer mención a los 6 pasos recomendados para ser consistente, extraídos de capítulo titulado  “Sustaining your productivity system” por Alexandra Samuel.

Este artículo lo puedes encontrar dentro de uno de los libros que más me ha gustado leer relacionado sobre productividad, “Getting the right work done” de Harvard Business Review.

Los 6 pasos los abordaré desde mi experiencia personal.

 

6 pasos para lograrlo

Primero, enfocarse en el resultado y no en la metodología

Así como lo expuse en el artículo “Cómo mejorar la productividad en 10 pasos”, la mejor metodología para ser productivo es aquella que te da buenos resultados.

Esto quiere decir que lo que te funciona no necesariamente le funcionará a otras personas.

Es por eso que lo importante es el resultado del método con el que trabajas, si este te permite entregar las tareas a tiempo, cumpliendo con los requerimientos de calidad, ¡ese es el método adecuado!

Ahora bien, esto no quiere decir que debas apegarte eternamente a un sistema.

Enfocarse en el resultado y no en la metodología

Segundo, haz pequeños compromisos

Implementar una metodología de productividad involucra grandes y pequeños compromisos.

Usualmente estos últimos son los más perdurables en el tiempo y ayudarán a que los grandes también lo sean.

Pequeñas tareas, como por ejemplo limpiar diariamente el inbox del correo electrónico, a largo plazo puede significar grandes beneficios, como lo es crear un hábito.

Bien, llegamos a un punto importante, crear un hábito. De hecho, el éxito de cual cualquier técnica para ser productivo mejorando la administración del tiempo o logrando más, pasa por los hábitos.

Te hago una pregunta.

¿Alguna vez has leído durante cuantos días consecutivos debes ejecutar una acción para que esta se vuelva en hábito?

Si no lo has leído te doy la respuesta más popular, 21 días.

Efectivamente una acción se puede volver un hábito en 21 días, siempre y cuando esta guarde cierta relación con los gustos, preferencias y habilidades de la persona que la ejecuta.

Si la acción no guarda esta relación puedes necesitar de 3 a 5 meses para transformar la acción en hábito.

Es por eso que decimos que adoptar una metodología de trabajo requiere de una dosis de persistencia.

Haz pequeños compromisos

Tercero, encuentra socios

Cuando hablamos de emprendimiento se dice que es importante encontrar un mentor, alguien que comparta los mismos ideales y que ya haya recorrido el camino que estamos por conocer.

Igualmente es importante que te alíes con personas que manejen técnicas de productividad. Personas a las que le interesa dejar de perder el tiempo y ponerse a trabajar.

Los buenos hábitos se contagian rápidamente, pero los malos hábitos se contagian aún más rápido.

Por lo tanto evita a las personas negativas y sé amigo de las positivas.

El acercar a estas personas te permitirá conocer estrategias, dificultades y cómo las puedes superar.

Te aseguro que llevar la carga acompañada es mejor que solo.

Encuentra socios

Cuarto, agenda rutinas de mantenimiento – rutinas con propósito

En el artículo “Cómo mejorar la productividad en 10 pasos” introdujimos el concepto de rutinas con propósito.

En este explicamos que una rutina deja de ser aburrida cuando esta nos ayuda a lograr objetivos mayores.

Las rutinas de mantenimiento las debes agendar, ya que de no hacerlo las posibilidades de perder consistencia pueden ser mayores.

Rutinas como por ejemplo: todas las semanas analizar por qué no lograste los objetivos, cada 2 semanas revisar tu papelería para eliminar lo innecesario, 1 vez al mes confirmar que todos tus correos innecesarios han sido eliminados son algunos ejemplos.

Suscríbete al Newsletter, recibe actualizaciones y contenido exclusivo.

Quinto, anticípate a la obsolescencia

Recuerda el concepto que lo único constante es el cambio.

Debes recordar que te desenvuelves en un ambiente vivo, que puede cambiar rápidamente y por ende la posibilidad de caer en obsolescencia es alta.

¿Cómo evitarlo?

Mantente informado, prueba nuevos sistemas de información, prueba nuevas metodologías, fórmate, investiga, sigue blogs relacionados, etc. De esta forma podrás anticiparte a los cambios.

La información es poder.

Anticípate a la obsolescencia

Sexto, acepta la combinación de metodologías

Relacionado con el punto anterior, el llenarse de información referente con el manejo de la productividad te permitirá, luego de analizarla y contextualizarla, seleccionar lo mejor de cada uno, combinarla y construir tu propia metodología.

Haciendo uso de las virtudes y combinándolas adecuadamente te permitirá tener una técnica perdurable en el tiempo.

Muy importante, no tengas miedo al fracaso.

El implementar una técnica adecuada llevará varias fases de prueba y error, en donde irás discerniendo qué funciona y qué no para llegar a tus propias conclusiones.

Suscríbete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *